El movimiento social y el ejercicio de la función pública

Israel Montano Osorio*

Para ANDES 21 de Junio es un privilegio participar en este seminario sobre Schafik y reflexionar cómo aplicamos en nuestros días su pensamiento y su legado.

Schafik desarrolla su pensamiento a partir del análisis de la sociedad en El Salvador, Latinoamérica y el mundo, de la teoría y la práctica del marxismo‑leninismo, y de las luchas y victorias de los pueblos por su autodeterminación y soberanía en el Siglo XX. Su vida y obra demuestran que él fue, no solo protagonista, sino también un estudioso profundo y crítico de los procesos revolucionarios regionales e internacionales.

A lo largo de su vida, Schafik demostró su convicción de la necesidad de cambiar el sistema para garantizar los derechos del pueblo salvadoreño y su gran capacidad de trabajo en equipo, revelado especialmente en el proceso de negociación y concertación de los Acuerdos de Paz, en 1992, que pusieran fin al conflicto armado.

Schafik tenía claro que para derrotar el sistema de injusticia vigente había que derrotar al capitalismo e instaurar una democracia que condujera a etapas superiores de transformación social. Él señalaba que para combatir al sistema es necesario convertirse en revolucionario y para ello se necesita una conciencia revolucionaria y el compromiso con la causa.

Afirma Schafik que toda la problemática social, política, económica en América Latina y el Tercer Mundo en general tiende a ser agravada por el capitalismo, y que quedaba muy claro, entonces, que la alternativa para el Tercer Mundo es el socialismo, y explicaba que la construcción del socialismo tiene como premisa el desarrollo de la base productiva, del conocimiento, de la organización de la sociedad y del Estado, y cómo científicamente debemos superar cada una de estas etapas, con énfasis en la simultaneidad. En este contexto refería que juega vital importancia la organización, formación y compromiso revolucionario del movimiento social y popular, un legado suyo que coincide plenamente con la temática apuntada para este panel.

Schafik plantea que no puede haber defensa del socialismo sin su renovación, sin su desarrollo, sin su transformación, sobre todo en la esfera política, y desde luego, en esferas económicas. Pero no puede haber transformación económica y social sin cambios en la esfera política, sin la democracia.

El Estado, como instrumento de poder, constituye el ente que ejerce un rol de imposición de las grandes políticas para el desarrollo de la nación. De ahí la importancia del control del Estado, y en ese contexto, la función del partido en organizar la lucha por el poder y desde ahí cambiar el sistema. Pero para ello lo primero que hay que cambiar es el pensamiento de las personas, es decir, construir la conciencia social que permita transitar por la vía correcta y facilitar la comprensión del individuo para ser ente activo de la nueva sociedad.

En este sentido, el Estado socialista debe inyectarse de una profunda democracia que permita el avance de las transformaciones asumidas como propias por todos los revolucionarios y el pueblo en general, y de esta forma avanzar hacia etapas superiores del desarrollo de la sociedad, superando las realidades generadas nefastamente por el capitalismo.

De acuerdo a lo anterior es importante destacar que esto solo será posible mediante la participación plena de las diferentes fuerzas sociales, políticas y económicas que al unísono construyan el avance socialista, con un énfasis en la pluralidad de la participación y vigencia de la actividad del Estado.

Schafik, al abordar el tema, señala que la sociedad salvadoreña ha estado determinada por la formación de un pensamiento individualista, egoísta, por la competencia, explotación y acumulación. La educación, como medio para la formación de pensamiento, se caracterizó y aun en la actualidad se caracteriza, en un alto porcentaje, por la formación de valores que fomentan el contexto aludido.

Asimismo es importante señalar que el pensamiento, tanto individual como colectivo, puede modificarse y es tarea que corresponde al partido, por supuesto, en coordinación con todos los esfuerzos del movimiento social, y ahí estamos y estaremos nosotros como Movimiento Pedagógico Salvadoreño dirigido por ANDES 21 de Junio. El reto y el desafío planteado es trabajar por organizar a la Comunidad Educativa y crear niveles de conciencia social a nuestra gente.

En el contexto de la firma de los Acuerdos de Paz, y específicamente, en el discurso que Schafik pronunciara en el acto de la firma de dichos Acuerdos, hay una frase cardinal: “Abandonamos las armas, entramos en el sistema para cambiar el sistema, no para que el sistema nos cambie a nosotros”; esto significa que cada militante que depuso sus armas y se incorporaba a la vida civil en el proceso de posguerra tenía que trabajar bajo las reglas del sistema, con sus propias leyes y con un marco jurídico que hasta la fecha no hemos podido cambiar. Sin embargo, con todas las vicisitudes que enfrentamos como FMLN, hemos sido capaces de derrotar electoralmente en dos ocasiones a la derecha, y poco a poco avanzamos para consolidar el poder en las diferentes instancias del Ejecutivo.

En la actualidad, con seis años y medio en el gobierno, la gran mayoría de los esfuerzos se orientan para cambiar el sistema. Es un proceso gradual, que parece lento pero que avanza, tal como lo demuestran un sinnúmero de resultados: la independencia de los órganos del Estado, la recuperación de la CEL, la apertura de nuevas relaciones diplomáticas con diferentes países, la organización del Estado mismo, las nuevas leyes creadas para adecuarlas a la nueva visión de Estado, la recuperación financiera que pasa de -3,9% a 2,5% en 2015, el avance demostrado en el sector de la educación por medio de acciones como la entrega a los estudiantes de los paquetes escolares, uniformes, zapatos, computadoras, la apertura de la universidad en línea facilitando así el acceso a la educación pública, la disminución en el costo de la energía eléctrica, la defensa de los derechos humanos, la protección de la niñez y la mujer, entre otros.

En medio de este proceso la tarea estratégica replanteada por ANDES 21 de Junio es la organización de la Comunidad Educativa: las madres y los padres de familia, los jóvenes, las maestras/os, las asociaciones, sindicatos de proveedores de calzado, uniformes y útiles escolares, para que a través de un proceso de formación política y gremial sindical, en las escuelas de formación político-ideológica del partido y de ANDES, fortalecer el Movimiento Pedagógico Salvadoreño. Este proceso lo concebimos por medio de una estrategia coordinada con los Comités de Base, en los 262 municipios y las 14 directivas departamentales. Con una estructura nacional podremos lograr un nivel de organización que convertiremos en poder social y poder popular. Sería un agrupamiento del movimiento social del sector de educación, organizados en: ANDES 21 de Junio, SITADMES 21 de Junio, Asociación General de madres y padres de familia de centros educativos de El Salvador, Asociación General de estudiantes del tercer ciclo y bachillerato de centros educativos de El Salvador y la Asociación de pequeños y medianos productores y proveedores de paquetes escolares (zapatos, uniformes y útiles escolares).

¿Cuál será la responsabilidad de todos estos sectores al estar organizados? Serán responsables de un proceso de reflexión sobre la educación que tenemos y la educación que queremos, generando propuestas de políticas públicas educativas, todo ello, a través de la acción, diálogo, concertación, reflexión colectiva y participativa abierta a diferentes sectores de la sociedad, de tal manera, que al buscar cambiar el pensamiento, se realice con una colectividad unificada y que conlleve la acción integrada. Y esto solo se puede lograr si nos despojamos de esos defectos que la formación anterior nos ha dotado, llámese individualismo, egoísmo, insensibilidad, falta de cooperación, falta de unidad; superados esos factores avanzaremos en acción, cambio y transformación.

Para que la organización del Movimiento Pedagógico Salvadoreño sea efectiva hemos diseñado una estrategia única: comenzar a implementar el MPS desde la escuela, es decir, organizar desde abajo hacia arriba. El sueño de ANDES 21 de Junio es tener organizadas las más de cinco mil escuelas del sistema educativo nacional.

La educación de los núcleos organizados de MPS es la otra gran tarea, es decir, la formación gremial, sindical y política de los responsables de la estructura territorial local, municipal, departamental y nacional, todo ello en coordinación con la Secretaría de Educación del FMLN, tal como lo mencionamos anteriormente.

Schafik nos enseñó que la organización es fundamental en el proceso revolucionario, y que los cuadros responsables deben estar en constante formación política para que, paso a paso, se revise lo que se esta haciendo; es por ello que tenemos bien definido cuales son nuestros ejes de trabajo: organización y educación, y ello nos conduce a la participación consciente de la gente en la construcción del proyecto revolucionario.

Recordar a Schafik y manifestar que ANDES 21 de Junio es la madre de la revolución, no es una simple alegoría. Más bien proyecta un reconocimiento simbólico de la vida de un sector del movimiento social y popular de El Salvador. La referencia anterior es fundamental ya que en el contexto actual, en esa tarea gigantesca de cambiar el pensamiento, ANDES 21 de Junio se coloca a la vanguardia y a la orden de nuestro instrumento político, el FMLN, fortaleciendo el músculo de organización de uno de los sectores del movimiento social más estratégicos, a través del Movimiento Pedagógico Salvadoreño.

En la actualidad, esta iniciativa de ANDES 21 de Junio es blanco de los ataques de la derecha. Nos ignoran cuando invitamos a conferencias de prensa. Por ello, sentimos un aislamiento comunicacional. Es complejo el enfrentamiento pero no han podido destruir la organización, a pesar de haber sido golpeada desde su fundación, ya que en su seno surgieron otros sindicatos que hoy se alejan del pensamiento estratégico y revolucionario que marca la acción histórica de ANDES, y se prestan para desestabilizar y obstaculizar el avance de nuestra filiación.

Y evocamos la época de 1930, donde el movimiento social revolucionario estaba sometido a grandes presiones por la oligarquía e infiltrado por elementos nocivos a los intereses de los trabajadores, tal como lo señala Rufino Vega, en la revista El Trabajador Latinoamericano.

El movimiento social es concebido por Schafik como la base fundamental para la construcción del movimiento popular, capaz de llevar adelante los cambios y transformaciones conducidas por el partido, y en conjunción con la mayoría de fuerzas de la sociedad. Para que esto ocurra debe unificarse el pensamiento y la concepción de la organización y la lucha. Ya en el pasado hubo ejemplos concretos en las fuerzas del movimiento social, como el de la Coordinadora Revolucionaria de Masas.

Siendo coherentes con la visión de Schafik es importante hacer esfuerzos por alcanzar la unidad del movimiento social, tanto en pensamiento, cooperación como acción. Hay que formar a los líderes de las diferentes agrupaciones del movimiento social de manera que confluyan en un pensamiento único capaz de actuar en una sola dirección, que es la construcción del socialismo.

Con la claridad del rumbo que nuestro país necesita, trabajaremos por consolidar una organización sectorial sólida y con visión hacia la construcción del socialismo. Caminaremos juntos, se apartarán los intereses particulares, no habrán esfuerzos paralelos, no habrá boicot desde la misma organización como suele ocurrir hoy en día, y conformaremos la Central Única de Trabajadores Salvadoreños (CUTS), para conducir un trabajo junto al partido con un solo movimiento social en desarrollo y crecimiento, hasta convertirlo en movimiento popular y transferir el poder real al pueblo salvadoreño para la implementación de la democracia participativa.

El Movimiento Pedagógico Salvadoreño es un esfuerzo que puede ser parte del fortalecimiento de esta acción necesaria para que avancemos en la construcción de una sociedad diferente, donde prevalezca la equidad, la inclusión, el humanismo, y sea democrática y socialmente comprometida. La invitación es a acercarnos unos a otros y unificar líneas de acción capaces de juntar organización y lucha para la construcción del socialismo.

En la tarea revolucionaria, Schafik establece que el sujeto de la revolución son los hombres y mujeres que cambian de pensamiento y asumen para sí la lucha. Es importante que estos hombres y mujeres estén organizados, de tal manera que se constituyan en movimiento social, trazando sus estrategias para construir juntos el proceso de cambios.

Schafik con su legado nos invita a construir unidad, tanto en el movimiento social y popular como en el partido. Su planteamiento es claro: la unidad es la condición indispensable para resistir, consolidarnos, avanzar, para renovarnos y seguir siendo revolucionarios. De tal manera que, movimiento social y partido junten aspiraciones y definan tareas para crecer en dirección al alcance y manejo del Estado, y desde ahí, ejercer el poder y desarrollar las tareas revolucionarias para cambiar la realidad en beneficio de las grandes mayorías y avanzar en la construcción del socialismo. En este aspecto, el MPS juega un papel fundamental ya que este debe estar de la mano con la organización sectorial del municipio y los gobiernos municipales coordinar con la estructura del MPS, y ahí, tejer la organización territorial del municipio en torno al tema de educación. Así mismo puede ser en torno a otros intereses de la población, de manera que estaremos vinculando el ejercicio de la función pública desde el municipio, y a nivel departamental se deberá trabajar una amplia coordinación de las diputadas y diputados para que estos interactúen con los consejos municipales y puedan priorizar iniciativas de leyes que la población así les solicite, y estos a su vez, deberán coordinar con nuestros ministros para que juntos trabajemos y concluyamos haciendo cada vez más fuerte el propósito de nuestro presidente Gobernando con la Gente.

Lo esencial es la construcción de un tejido social organizado desde las comunidades, haciendo partícipes a las mismas familias de la importancia que tiene la organización, la incidencia de éstos en la elaboración de las políticas de Estado y en la búsqueda de resolver sus necesidades. La población se organiza pero si no resolvemos las necesidades de la gente, no tendremos eco en el trabajo organizativo.

Para ANDES 21 de Junio y el Movimiento Pedagógico Salvadoreño es crucial el trabajo que nos espera en los próximos años. El movimiento social y popular deberá jugar un papel extraordinario y, desde ya, debemos trabajar un plan nacional en coordinación con la Secretarías Nacionales de Movimiento Social y de Educación del FMLN para que diseñemos una estrategia única, e impulsarla en todos los niveles de la sociedad salvadoreña, de modo que pueda prepararse a la población a través de la conciencia social colectiva, en defensa del proceso de transformaciones y cambios iniciados a partir de la llegada del FMLN al gobierno.

Esta estrategia se propone despojar a algunos funcionarios y líderes sindicales del sectarismo, intereses personales e incentivarlos a formar nuevos líderes sindicales que retomen el compromiso de consolidar un gran movimiento social y popular, que sea capaz de encaminar la ruta de las transformaciones a través de la participación democrática, consolidando así la democracia participativa; y a nuestros funcionarios estimularlos a trabajar con la gente y no para la gente, tal como suele ocurrir hoy en día por parte de los diferentes partidos políticos de derecha.

Schafik era un férreo defensor de la misión revolucionaria del partido. Plantea al mismo tiempo, en relación a la unidad que los intereses de los pueblos del Tercer Mundo y la defensa del socialismo tienen destinos comunes, y solo pueden triunfar apoyándose mutuamente.

Siguiendo el pensamiento de Schafik sobre la construcción de la unidad en el movimiento social, nosotros desde ANDES 21 de Junio, hacemos el llamado a mantener vivo su legado revolucionario y a luchar por la profundización de los cambios, los niveles de organización y de formación política tanto en las estructuras del movimiento social como de la militancia en general, así como de la organización partidaria.

El Primer Congreso del FMLN, que se realizó hace tan solo unos meses y que culminó con un rotundo éxito, aprobó la celebración de seminarios para debatir el compromiso, visión y misión de diversos sectores, entre ellos, el de movimiento ssocial, y así poder focalizar la lucha acorde a los nuevos tiempos y a la necesidad de defender los procesos de cambios iniciados a partir de los dos últimos gobiernos del FMLN. Estos son compromisos que deberán hacerse desde nuestra perspectiva lo más pronto posible, para que juntos retomemos el trabajo urgente y necesario que impida las acciones de la derecha dirigidas a arrebatar el sueño de muchas y de muchos salvadoreños que queremos y trabajamos por un nuevo El Salvador.

En materia educativa hemos logrado consolidar muchos avances pero hace falta profundizar en la organización comunitaria, que es la que queremos construir a través del Movimiento Pedagógico Salvadoreño, involucrando a los padres y madres de familia en el proceso de enseñanza-aprendizaje, pues estamos convencidos que la estrategia ideal para encontrar la solución a las falencias del sistema educativo es iniciando una cruzada nacional en donde el pueblo debería jugar un papel importante y reflexionar sobre la educación que tenemos y la educación que queremos, y es ahí donde la Comunidad Educativa organizada debería jugar un papel estratégico.

En las primeras consultas que ANDES 21 de Junio ha realizado hemos encontrado respuestas a grandes temas. Por ejemplo, los padres de familia nos piden que reformemos los programas de estudio, que cambiemos algunos contenidos programáticos que no se apegan a la realidad de las salvadoreñas y de los salvadoreños, que se amplíe la escuela inclusiva de tiempo completo, que se implemente la asignatura de Educación Artística con diversas manifestaciones y se incorporen todo tipo de deportes. Sabemos que todo ello ayudaría a la prevención de la violencia en nuestras comunidades educativas, por eso para ANDES 21 de Junio afanarse en estos ejes desde la organización sectorial, comunitaria, y particularmente desde la escuela, es esencial.

Trabajemos entonces por influir, transformar, liderar y organizar el MPS en los 262 municipios del país y lograremos construir un movimiento social capaz de orientar al pueblo en la lucha por la defensa de sus reivindicaciones y sus necesidades. Y también, influir en la elaboración de políticas de Estado que incluyan lo que la gente quiere, solicita y exige según sus necesidades. Sin dudas, este posicionamiento garantizará que las próximas batallas electorales que nuestra vanguardia partidaria, el FMLN, realice sean de éxito, y es hoy el mejor momento de repensar y corregir lo que no estamos haciendo bien para que no tengamos las mismas experiencias electorales que en los últimos meses hemos visto en Argentina y en Venezuela.

Compañeras y compañeros:

A diez años de la partida física de nuestro camarada Schafik Jorge Hándal su legado revolucionario está más vigente de cara a lo que ocurre en nuestro país.

ANDES 21 de Junio y el Movimiento Pedagógico Salvadoreño agradecen la oportunidad que el Instituto Schafik Hándal nos ha proporcionado al invitarnos a exponer nuestras experiencias, reflexiones y propuestas.

Hemos presenciado el debate de temas interesantes que nos estimulan a continuar en el rescate del pensamiento de nuestro camarada Schafik y difundirlo al interior del sindicato, de la organización, del comité de base sectorial, de las estructuras gremiales de docentes, del MPS, entre otras. Así mismo retomar estas reflexiones al interior del FMLN para que coincidamos en el momento de reencontrarnos en la escala organizativa del partido y del movimiento social, no confundir cuando vamos a trabajar como partido y cuando vamos a trabajar como movimiento social, pues a los sindicatos y gremiales de trabajadores no se les debe coartar el derecho y aspiración de lucha, pues cuando esto ocurre se corre el riesgo de perder identidad y se alimentan las esperanzas para que otros sindicatos retomen lo que naturalmente le corresponde realizar.

Queremos felicitar a los organizadores de este Segundo Seminario Internacional porque nos han brindado la oportunidad de hacer planteamientos que puedan profundizar el debate aquí, y luego retomarlos en la práctica, como sucede con la relación partido-movimiento social y partido-gobierno.

En ANDES 21 de Junio y en el MPS hemos discutido que una cosa es el partido y otra cosa es el movimiento social pero que tienen un momento de clímax cuando se funden para consolidar el movimiento social y popular rumbo a la construcción del Poder Popular.

Gracias por la oportunidad de nuevo.

¡Que viva Schafik Jorge Hándal!

¡Que viva el instituto Schafik Hándal!

¡Que viva el movimiento social!

¡Que viva el Movimiento Pedagógico Salvadoreño!

¡Que viva ANDES 21 de Junio!

 

 

*      Secretario general de ANDES 21 de Junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s