La ideología es componente decisivo para impulsar las transformaciones

Juan José Ángel*

Compañeros y compañeras:

Fraternos saludos a todas y todos los presentes. Es un verdadero honor estar aquí con ustedes.

Los que están acá saben que Schafik está más vivo que nunca porque somos nosotras y nosotros, quienes lo mantenemos siempre presente en nuestra lucha. Es necesario reflexionar sobre lo que está sucediendo en nuestro país y siempre con la mirada de nuestro querido compa. Esa mirada, que ha sido tan acertada es la que debe ejercitar toda la militancia del FMLN.

Hoy nos encontramos ante la bestial arremetida de la derecha nacional e internacional, que intenta por todos los medios destruir los proyectos revolucionarios y progresistas en Nuestra América. Estamos en medio de un huracán de mentiras, que nos están repitiendo día a día que América Latina debe volver al camino neoliberal, y que los pueblos debemos de aceptar nuevamente la dominación sanguinaria del gran capital. Nos dicen que tenemos que aceptar esta «civilización» capitalista y que, sobre todo, no nos podemos «atrever» a construir sociedades prósperas, con soberanía y justicia social, porque ese tipo de sociedad latinoamericana es incompatible con las infinitas ambiciones de los señores del gran capital. Todo esto nos recuerda a Schafik diciéndonos:

En toda estrategia hay que tener claro quién es el enemigo para poder definir también quienes son los amigos y potenciales aliados, ¿quién es el enemigo hoy?: es el capitalismo neoliberal, el gran capital dominante en el mundo y sus aliados y socios internos.[1]

En medio de esa contraofensiva, nosotros, los revolucionarios y revolucionarias, debemos continuar avanzando. Tenemos el enorme reto de resistir, avanzar y vencer. Debemos tener claridad de lo falso, del discurso de la derecha, que nos lo transmiten sus tanques de pensamiento, la empresa privada, la Sala de lo Constitucional y, por supuesto, los medios de comunicación. Nos quieren instalar la idea de que hay un retorno irreversible al pasado neoliberal. Este discurso de la derecha es una monumental mentira.

Para seguir avanzando es indispensable el fortalecimiento de la militancia del FMLN. Al respecto citamos la tesis 65 y 66 de los Lineamientos para el trabajo partidario:

La base para el fortalecimiento del FMLN es su fortalecimiento ideológico y político, el primero entendido como reafirmación y elemento conductor de su objetivo histórico de realizar una transformación socialista, democrática y revolucionaria de la sociedad salvadoreña, y el segundo entendido como la actualización, adecuación y auto-superación crítica constructiva de los medios y métodos de lucha empleados para lograr ese objetivo, en indisoluble interacción con el desarrollo del pensamiento y la producción teórica, para dar soluciones a los problemas y requerimientos del pueblo y de la nación.

En su condición de partido revolucionario en el gobierno, los objetivos de la educación ideológica y política del FMLN son: elevar la calidad del partido y de la militancia; acrecentar y consolidar el poder político; robustecer al movimiento popular; y gestionar transformadoramente el poder político.[2]

Como un esfuerzo importantísimo de socializar las ideas de la revolución, se están desarrollando diversos espacios formativos, desde escuelas municipales en decenas de municipios, hasta cursos de marxismo para nuestra dirigencia. Todo esto es resultado del debate de miles y miles de revolucionarias y revolucionarios salvadoreños que participaron en el I Congreso del FMLN «Schafik Hándal».

Nuestro Congreso, fue el mejor ejemplo de construcción de pensamiento crítico de forma colectiva. Su realización fue una decisión muy acertada de nuestra dirigencia, así como acertado ha sido la aprobación y desarrollo del Sistema de Formación Política Ideológica. Gracias a estas oportunas decisiones ha sido posible desarrollar hasta el día de hoy más de 90 escuelas municipales de formación política ideológica, donde cientos y cientos de compas han participado en el estudio y debate de los contenidos aprobados por nuestra Comisión Política.

La batalla de ideas es extraordinariamente intensa. Por lo tanto, si nosotros queremos dar una verdadera batalla en ese terreno debemos prepararnos lo mejor posible, debemos estudiar mucho para cualificar nuestra práctica, debemos practicar para cualificar nuestra teoría. La derecha no se anda con amagos, a cada minuto nos ataca ideológicamente. Si no nos preparamos como es debido, esos ataques nos van restando fuerza. Es importante que sigamos brindando el apoyo a estas escuelas municipales. Esos aprendizajes desarrollan, fortalecen y capacitan a nuestra militancia para la lucha. Es importante que las y los formadores del partido sigan mostrando esa entrega, creatividad y responsabilidad con la que han iniciado el desarrollo de sus escuelas. Es importante que las estructuras partidarias sigan apoyando y acompañando estos procesos. Todas y todos los militantes le demos cumplimiento a nuestro derecho y deber de formarnos sistemáticamente para mejorar nuestro partido y así estar a la altura del momento histórico.

Recordemos la tesis 67 de los Lineamientos del partido:

El fortalecimiento ideológico y político es la piedra angular de la consolidación de la unidad interna que el FMLN necesita para derrocar el boicot y el sabotaje de la derecha oligárquica a su gestión de gobierno, y avanzar con paso firme y seguro por la senda de la transición democrática revolucionaria.[3]

Mientras mayor unidad ideológica tengamos, menor impacto nos ocasionará los numerosos y diversos ataques ideológicos del enemigo. Esto es importante tenerlo claro: no enfrascarnos en las mínimas diferencias que tengamos con nuestros compañeros y descuidemos las irreconciliables diferencias que tenemos con nuestros enemigos. Eso es lo que ellos buscan, dividirnos. Pero el rumbo que tiene nuestro partido hacia su fortalecimiento ideológico nos permite decirles a la derecha: no nos van a dividir. Se van a quedar con las ganas. Aquí hay un partido ideológicamente unido.

Las ideas revolucionarias deben acompañar a todos los programas que impulsa nuestro gobierno, para que así se comprenda el significado que tienen en la construcción de nuestro proyecto de país.

Nuestro gobierno ha emprendido un camino correcto, impulsando cambios que son urgentes para nuestra sociedad. Es por eso que los oligarcas han cargado todo su arsenal para desestabilizar e intentar tumbar a legítimo gobierno de los salvadoreños.

No podemos dejar pasar más tiempo en vigorizar el fortalecimiento ideológico de los militantes. Así podremos hacer resistencia a todo ese «diluvio» de desinformación y mentiras que nos inunda cotidianamente. Pero, más importante que la resistencia es la reflexión colectiva sobre las formas en que emprenderemos las transformaciones para transitar a una sociedad más humana y solidaria.

Es, por tanto, necesario y urgente, hoy más que nunca, que los revolucionarios salvadoreños socialicemos las ideas sobre construcción de una sociedad distinta al capitalismo salvaje que impera en el mundo. Las ideas revolucionarias son siempre esenciales en los proyectos de emancipación, esas ideas sobre esa nueva sociedad a la cual llamamos socialismo. Schafik nos decía:

Los pueblos se han enfrentado siempre a sus opresores y explotadores con dos recursos fundamentales:

  1. Ideales de transformación.
  2. Incorporación masiva de las fuerzas a la lucha.

Para hacer frente a la globalización y a la hegemonía neoliberal, los movimientos revolucionarios deben globalizar la solidaridad.[4]

En la construcción de nuestro socialismo salvadoreño, necesitamos poner nuestros mayores esfuerzos y debe ser una obra colectiva. Ya nos lo decía Schafik: Se necesitarán muchos años para diseñar en todas su complejidad un modelo de socialismo. Esta es una obra no de una persona, la sociedad se ha hecho extremadamente compleja.

Y por lo compleja que esta construcción de una nueva sociedad necesitamos poner lo mejor de nosotras y nosotros mismos, y nuestro pueblo posee un enorme patrimonio de valores y principios que contribuyen a esta construcción. En nuestra Carta de Principios, el primero, es el humanismo revolucionario:

La promoción y dignificación de la persona humana, su autodeterminación en todos los órdenes de la vida y su realización plena como ser humano, es el centro de nuestra actividad. La humanización profunda de las relaciones en la sociedad, de su sistema económico, social y político, es el fin de las transformaciones, el progreso y la paz que se propone el FMLN […].[5]

Las ideas deben desarrollarse con los valores revolucionarios. Ahora, cuando vemos en el mundo que el sistema capitalista neoliberal impulsa la masificación de sus valores para el mercado, ahora es cuando más debemos promover los valores y principios del FMLN. Esos valores deben acompañar a la lucha de las ideas. Tenemos el reto de empezar a vivir el socialismo desde ya, con nuestras actuaciones, con la práctica de valores.

Nuevamente es preciso recordar otra tesis de los Lineamientos para el trabajo partidario, la tesis 69:

El fortalecimiento ideológico y político, y la construcción y consolidación de la unidad del partido son premisas para:

  • La superación conductual, individual y colectiva, y el robustecimiento de la calidad del partido, de la praxis y de la gestión del partido y el gobierno.
  • El perfeccionamiento del carácter convocante, social y políticamente articulador y movilizador del FMLN […]
  • Trazar y ejecutar una estrategia política para la victoria continua, para el avance y la transformación revolucionaria de la sociedad […].[6]

En nuestro país no habíamos tenido un momento tan propicio para compartir, dialogar, enriquecer las ideas socialistas. Recordemos que durante la larga dictadura estas ideas estaban totalmente proscritas y todo el que osara estudiarlas o difundirlas era sometido a una implacable persecución, tortura y muerte. La democracia que tenemos y estamos construyendo es uno de los inmensos aportes que el FMLN ha hecho a El Salvador y, por lo tanto, debemos ejercerla plenamente, y una forma de hacerlo es compartiendo nuestras ideas.

Los revolucionarios debemos convertirnos en incansables defensores de las ideas de Schafik sobre la revolución democrática en transición al socialismo salvadoreño, en donde el ser humano sea verdaderamente el centro de la sociedad.

La revolución socialista […] tiene un prólogo en la revolución democrática, la cual configura, de acuerdo a las condiciones nacionales e internacionales de cada revolución, un proceso de transición al socialismo que, en algunos casos, puede ser muy largo.[7]

Schafik decía que el socialismo se realizará si el pueblo quiere, pero para que quiera, primero el pueblo debe valorar la necesidad del socialismo, pero para valorar antes se debe conocer. Es ahí donde radica el compromiso de los militantes, en ser promotores combativos y revolucionarios de las ideas del socialismo, no dejarnos envolver por los discursos : <<académicos>> tan funcionales al sistema, en el que se nos asegura, que el socialismo solo fue una buena intención o que fue un error de la historia.

Tenemos un reto al interior de cada uno de nosotros mismo, actuar coherentemente con lo que pensamos. Y en este reto, volvemos a ver a Schafik, un excelente ejemplo de coherencia que nos decía:

La vanguardia deberá hacer un gran trabajo político ideológico cotidiano; mantener sus palabras e ideas en identidad con su conducta, dar en todo ejemplo de congruencia y fidelidad a sus ideas y principios. Es muy importante que los cuadros sepan debatir, que los cuadros piensen, que también den la batalla en ese terreno, los cuadros revolucionarios deben ser buenos esgrimistas en materia de debate político. La experiencia ha demostrado que si impulsamos el debate sin ningún temor, surgen magníficos polemistas, capaces de derrotar los planteamientos enemigos. Y si a eso se une el ejemplo, y la gente que está viendo o escuchando nuestras opiniones sabe que estamos diciendo la verdad, y que es eso lo que estamos haciendo en la práctica, entonces la gente estará vacunada contra el mañoso discurso del imperialismo, por más que este cuente con enormes y sofisticados medios de comunicación dedicados a la guerra ideológica y psicológica.[8]

Aunque seamos un país pequeño, el ejemplo de nuestra lucha, si la sabemos hacer bien, será un aporte a la lucha de los pueblos, a la lucha de los oprimidos. Hoy la historia nuevamente nos da la oportunidad de desplegar nuestra creatividad y combatividad para desarrollar la lucha revolucionaria. Estamos llamados a hacer la lucha de ideas en todos los espacios: en la familia, la escuela, la universidad, el grupo de amigos, la iglesia, en plazas, en buses, etc., porque nuestras ideas son ideas de esperanza y de vida.

Desarrollemos las tareas que nos indicó nuestro Secretario General en la última Convención Nacional, primordialmente la tarea de «mantenernos de manera permanente en el debate frente a la derecha, a dar la lucha ideológica».[9]

 

Muchas gracias.

 

*Juan José Ángel es miembro de la Secretaría Nacional de Educación Política e Ideológica del FMLN.

[1]    Schafik Hándal: Estrategia para el período, 15 de marzo de 1998, p. 4.

[2]    Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Lineamientos para el Trabajo Partidario. I Congreso «Schafik Hándal», San Salvador, 6 al 8 de noviembre de 2015, p.18.

[3]    Ibíd.

[4]    Schafik Hándal: El actual periodo de transición y rumbo socialista de nuestra lucha. Exposición presentada en el Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas «Farabundo Martí», 12 de mayo del 2001, p. 7.

[5]    FMLN: Carta de Principios. Estatutos del partido modificados en 2016.

[6]    Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Lineamientos para el Trabajo Partidario, op. cit., p. 18.

[7]    Schafik Hándal: El socialismo: ¿una alternativa para América Latina? Entrevista a Schafik Hándal realizada por Marta Harnecker en 1991, en Archivo del Instituto Schafik Hándal, San Salvador, p. 22.

[8]    Ibíd.: p. 47.

[9]    Medardo González: Informe a la XXXIII Convención Nacional Ordinaria del FMLN, 11 de diciembre de 2016, apuntes propios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s