“La Revolución Sandinista y los desafíos de la izquierda latinoamericana”

 

Carlos Fonseca Terán* 

Ponencia presentada en el V Seminario Internacional, Vigencia del Pensamiento de Schafik en la América Latina del Siglo XXI. “Los desafíos de la izquierda en América Latina y El Salvador hoy”. – Enero 2020

Quiero comenzar diciéndoles que me asignaron los temas así que voy a tratar de ser lo más breve posible aunque no voy a lograr hablar poco porque es imposible por los temas, pero los dos temas están vinculados entre sí, porque hay una conexión muy importante entre el modelo y los desafíos propios de cada nación y los del conjunto de la izquierda continental, sobre todo tratándose en el caso nuestro de una de las revoluciones emblemáticas en la historia de América Latina, a la Revolución Mexicana, la Revolución Cubana, nuestra Revolución Sandinista, la Revolución Bolivariana en Venezuela, que han marcado épocas en la lucha de nuestros pueblos.

Entonces vamos a vincular la coyuntura en el marco de nuestro modelo Sandinista revolucionario y a su vez vamos a vincular esto con las posibilidades revolucionarias del continente y los desafíos actuales en ambos casos, es decir, tanto en el caso de nuestra revolución como en el caso de la lucha revolucionaria continental porque muchos de los desafíos son comunes.

Primero quiero  referirme a ese contexto del que les hablé, es decir el modelo Sandinista y sus logros, lo más importante, va a ser imposible entrar en muchos detalles al respecto, pero si les puedo dar algunos datos fundamentales.

Un elemento fundamental en nuestro modelo es el poder popular, en lo político y en lo económico. En el político se manifiesta a través del poder ciudadano que ha tenido diferentes expresiones organizadas como los Consejos del Poder Ciudadano que actualmente son los Gabinetes de Familia, igualmente existe un espacio de poder muy fuerte del movimiento sindical como parte del movimiento social surgido de la revolución que fue vital en la lucha popular contra el neoliberalismo entre 1990 y el año 2006.

Tenemos un fuerte poder del movimiento social les decía y estuvimos cultivando un modelo de consenso y alianzas que en alguno de sus aspectos tiene que ser replanteado en vista de que uno de los sectores que participaba en este modelo en aras de la estabilidad económica del país, que es el sector que de manera natural se opone a nuestras transformaciones revolucionarias, que es el sector de la empresa privada pues, le declaro la guerra nuevamente a la revolución como lo hizo en los años ochenta.

Nosotros estamos también construyendo la hegemonía política revolucionaria que se expresa a través de la presencia hegemónica sandinista en todas las expresiones políticas institucionales del poder de nuestro país, esto incluye poder ejecutivo, poder legislativo, judicial, electoral, fuerzas armadas y de seguridad. Nosotros tenemos la ventaja igual que Cuba de que nuestra revolución triunfó por la lucha armada y eso nos hizo posible instaurar a lo inmediato un modelo de pueblo armado, expresado institucionalmente en unas fuerzas armadas comprometidas con los intereses populares y con los principios de la revolución sandinista, igual que en nuestra policía.

De igual manera tenemos fuerte presencia en los medios de comunicación, y ahora también en las redes sociales, a partir de lo que vivimos en el año 2018, sobre eso voy a hablar un poco más después.

También hemos logrado avanzar consistentemente en los niveles de conciencia popular, esto se manifiesta en un voto cautivo de un 40% sostenido a través del tiempo y que nos ha servido como plataforma estratégica en función de los triunfos electorales consecutivos que hemos obtenido, en el año 2006 que volvimos al gobierno con el 38%, en el 2011 con el 62% y en el 2016 con el 73% de los votos, esto se debe a que producto del primer periodo de gestión sandinista en el gobierno en esta segunda etapa de la revolución logró desmontar en la práctica el miedo que le había inculcado a la población la campaña mediática de que el frente gobernando significaba guerra y bloqueo económico.  Entonces por miedo mucha gente que podría simpatizar, que podría preferir que el Frente gobernara, no votaba por el Frente porque no estaban dispuestos a pagar ese costo, cuando vieron que eso no sucedió entonces desapareció ese factor que utilizaba el imperialismo y la derecha en Nicaragua.

Actualmente tenemos un respaldo popular de más del 50% y una aprobación a la gestión de nuestro gobierno de más del 60%, esto era superior antes del año 2018, pero cuando hablemos del tema del intento de golpe vamos a comprender el comportamiento de estas oscilaciones en cuanto a lo que es el respaldo popular que, sin embargo y a pesar de todos los esfuerzos que han hecho el imperialismo y la derecha, hemos logrado preservar ese respaldo popular mayoritario al gobierno sandinista.

En lo económico el poder popular se manifiesta en el hecho de que Nicaragua es el segundo país con el mayor nivel de socialización de propiedad sobre los medios de producción en el hemisferio occidental después de Cuba. En el PIB el peso de la economía social, es decir propiedad estatal, cooperativa, pequeña propiedad, propiedad de los trabajadores, es del 52% del PIB y a nivel de porcentaje de unidades económicas es del 79% de manera que la empresa privada capitalista en Nicaragua no tiene el poder económico, lo tiene el pueblo a través de sus diferentes expresiones organizadas.

Esto lo hemos estado impulsando  a través de programas sociales que tienen como su principal objetivo el fortalecimiento del poder económico popular, también tienen como objetivo la lucha contra la pobreza y la desigualdad social y garantizar la restitución de los derechos humanos en el ámbito social del pueblo nicaragüense, tanto en lo material como en lo espiritual.

Voy a dar algunas cifras relacionadas con la reducción de la pobreza. En 1998 bajo el neoliberalismo teníamos nosotros un 47.9% de pobreza general, que subió en el 2005 bajo el neoliberalismo a un 48.3% y en el año 2016 se había reducido a un 34.9%, y la pobreza extrema había sido del 17.3% en 1998, del 17.2% en el 2005, y se bajó al 6.9% en el año 2016. Esto ha significado la mayor reducción de la pobreza y la desigualdad social en América Latina, después de Venezuela entre el año 2007 y 2017. Nicaragua paso de ser el cuarto país más desigual de América Latina bajo el neoliberalismo a ser el cuarto menos desigual bajo el sandinismo.

También hay otros logros como la salud y la educación gratuita, el 6% del presupuesto para las universidades públicas, el incremento porcentual de niños y jóvenes que estudian y de bachilleres que continúan sus estudios superiores o técnicos, la reducción del analfabetismo que en la primera etapa de la revolución en los ochenta se redujo del 54 al 12% y que ahora con el neoliberalismo había subido al 35% y lo redujimos al 3%. Sin el apoyo solidario de la Revolución Cubana habría sido imposible lograr ese objetivo en esta segunda etapa de la revolución, igual que en la primera. Al igual que sin el apoyo solidario de la revolución bolivariana nos habría sido imposible alcanzar los índices de reducción de la desigualdad social y la pobreza que hemos alcanzado en esta segunda etapa de la revolución.

Se ha reducido en un 90% la mortalidad materno infantil, en equidad de género Nicaragua es uno de los países con más participación de mujeres en cargos públicos. Pasamos del 15% a más de un 50% de partición. El Frente Sandinista promovió una legislación para obligar a todos los partidos a que más del 50% de sus candidatos en lugares ganadores sean mujeres. El Frente Sandinista ya lo implementaba desde hacía muchísimo tiempo sin  que la ley nos obligara.

Luego tenemos lo que tiene que ver con la legislación, tenemos la “Ley 779 Contra la Violencia de Género”, que es una ley que trata de compensar la desventaja en la que se encuentra la mujer en relación con el hombre en una sociedad patriarcal. Ha sido una ley muy criticada precisamente porque según algunos coloca al hombre en indefensión, porque presumen culpabilidad en vez de presumir inocencia cuando hay denuncia por abuso sexual o por violencia de cualquier tipo ejercida por hombres contra las mujeres.

Igualmente es importante mencionar la orientación de género de los programas sociales, los programas sociales dirigidos al control popular del capital van dirigidos principalmente a las mujeres, incluso los primeros años eran exclusivamente para las mujeres, una familia que fuera beneficiada por estos programas tenía que ser la mujer la que reclamara este beneficio. Igualmente en el tema de los títulos de propiedad. En Nicaragua se entregan masivamente títulos de propiedad de manera sistemática y la mayoría se le entregan a mujeres.

Tenemos también que gracias a la revolución tenemos una policía que se origina en la lucha revolucionaria del pueblo nicaragüense por su libertad, tiene una mística en su historia, tiene una tradición de contacto con el pueblo, es parte del modelo de pueblo armado. Los oficiales son parte de sus directivas en sus comunidades para resolver los problemas junto al pueblo.

Tenemos grandes obras en infraestructuras, carreteras y pasos a desnivel. El proyecto del canal interoceánico que se ha atrasado producto del momento de inestabilidad creada por el intento de golpe, pero que sin embargo no hemos renunciado ni renunciaremos al proyecto del canal interoceánico. Hemos tenido un crecimiento económico de un promedio del 4.5% del 2007 al 2017, a partir del intento de golpe se frenó ese avance, pero vamos a recuperarlo.

Me referiré ahora al intento de golpe del 2018, no ahondaré en demasiados detalles pero si voy a puntualizar algunos, ya que existe bastante información de este tema. Estamos hablando de un golpe de estado del nuevo tipo, tenemos la confabulación y protagonismo de poderes fácticos, empresa privada, ONG financiadas por agencias de Estados Unidos y la Unión Europea, instituciones religiosas, medios de comunicación al amparo y bajo las directrices del poder hegemónico mundial del imperialismo y de las potencias hegemónicas en el mundo, sobre todo los Estados Unidos.

En abril del 2018 se hizo una reforma a la seguridad social beneficiosa para los trabajadores que fue presentada tergiversadamente como lo contrario a nivel mediático, y precisamente por eso los trabajadores no se manifestaron en contra, sino algunos grupos de estudiantes manipulados, clase media tradicional y burguesía en alianza con sectores lúmpenes, crimen organizado y ex militares traidores con apoyo explícito de los Estados Unidos y con financiamiento de sus agencias. Entonces lograron armar gente, entrenarla para provocar un enfrentamiento sin capacidad para enfrentarse con el ejército y la policía, pero si con la capacidad de generar destrucción y muertes que lograron instalar algunos meses en nuestro país estos sectores golpistas. Ellos necesitaban muertes para crear un ambiente propicio para la guerra psicológica, que crea animadversión contra la autoridad, se alimenta de la muerte y justifica de esa manera el golpismo. Su objetivo de derrotar al gobierno.

Ellos tenían un guión para la violencia y para provocar muertos, el guión era el siguiente: provocar enfrentamientos violentos, presentar los muertos de ambos bandos como manifestantes pacíficos masacrados y sumar a todos los muertos que podían, hasta los muertos nuestros, los policías muertos también los mentían en la lista de supuestos civiles masacrados por fuerzas gubernamentales. Pero resulta que la mayor parte de los 199 muertos incluyendo policías, fueron sandinistas y los primeros 3 muertos fueron sandinistas, aunque mediáticamente se proyectó lo contrario y esto permitió que el nivel de manipulación tuviera efectividad de manera temporal en gran cantidad de gente.

Estamos hablando de un golpe de estado de nuevo tipo y no de un levantamiento popular y existen diferencias muy importantes, porque en los levantamientos populares casi nunca mueren policías y nunca hay gente organizada defendiendo al gobierno o manifestaciones masivas populares en defensa del gobierno que está siendo atacado por las acciones desestabilizadoras.

Otro elemento importantísimo, (es) de qué lado está la burguesía, cuando la burguesía está del lado de un supuesto levantamiento obviamente no estamos hablando de un levantamiento popular, estamos hablando de una conspiración para derrocar de manera ilegítima a un gobierno constituido democráticamente. Y también nosotros veíamos que la gente en las imágenes de Chile que el pueblo levantado en las calles incendiaban McDonald’s, en Nicaragua la gente no incendiaba McDonald’s, incendiaban las universidades públicas, las cooperativas, las escuelas, los hospitales, eso es lo que incendiaban y destruían, por lo tanto son una serie de características que nos permiten hacer la gran diferencia entre ambas cosas, porque la derecha ha tratado de hacer una similitud artificialmente entre la situación de Nicaragua y la situación del levantamiento popular real que se presentó en diferentes países de América Latina.

Tenemos también lo que es la guerra psicológica, esta tiene una ruta clara, de la mentira al odio y la culpa, generar odio a través de la mentira pero también generar culpa, es decir, que el que no es Sandinista agarre odio contra el Sandinismo, y que el Sandinista  sienta culpa. Del odio y la culpa a la violencia y el miedo en un ambiente de histeria colectiva en el que se pierde el sentido común, lo cual es terreno fértil para nuevas mentiras.

Tuvimos una etapa defensiva y una etapa ofensiva. La crisis duró tres meses, hay gente que me pregunta si todavía estamos en problema, les digo que todo terminó el 18 de julio del 2018, desde entonces estamos en paz, hemos recobrado los niveles de seguridad, ya no digamos la paz, la hemos logrado rescatar, logramos defender la Paz con la Patria y la Revolución, la logramos preservar frente al intento de ser destruida por parte de los sectores golpistas impulsados por el imperialismo norteamericano.

En ambas etapas hubo movilización popular que la intensificamos después de la crisis y la mantenemos hasta ahora. En la etapa defensiva priorizamos el diálogo y en la etapa ofensiva priorizamos el desmantelamiento de los grupos terroristas golpistas que se habían podido tomar ciudades enteras debido a una medida en la etapa defensiva que fue el acuartelamiento de la policía.

Hemos tenido una política de diálogo pero sin dar espacios innecesarios al enemigo. En la etapa ofensiva hubo participación protagónica del pueblo armado, que no solo es la policía permanente, el ejército no se metió, estamos hablando no solo de la policía permanente sino de la policía voluntaria. En los años ochenta formamos las Milicias Populares Sandinistas, formamos los batallones de reserva, y estas fueron formas de participación del pueblo, de gente que no éramos permanentes del ejército, que empuñábamos el fusil y nos íbamos a defender la revolución con las armas en las manos porque tenemos el modelo del pueblo armado, pero esto en el marco de nuestra institucionalidad, entonces la policía voluntaria es la expresión actual de la participación del pueblo en la defensa de la seguridad, de la paz, de la patria frente a la arremetida del imperialismo y eso es a lo que la derecha le llama paramilitares.

La reforma a la seguridad social se derogó en los primeros días de la crisis para contribuir a la estabilidad, pero la crisis siguió. Y fue retomada un año después, en el 2019 y no pasó nada lo cual demuestra que no hubo tal levantamiento espontáneo, sino una conspiración golpista en contra de nuestro gobierno.

Les daré algunos datos del comportamiento de la opinión pública. Antes de la crisis, es decir abril de 2018, el respaldo al gobierno sandinista era el 81.1% de la población, durante la crisis bajo al 36.8%, primeros meses de 2019 subió al 57.7%, y actualmente está en el 67.5% el respaldo al gobierno sandinista por parte de la población. Es más fácil engañar a la gente que convencerla que están siendo engañados, pero cuando se dan cuenta se indignan y es más difícil volverlos a engañar, así que los golpistas, la derecha ha vuelto a su típica y tradicional falta de convocatoria. El daño económico causado por el intento de golpe significa para nuestro país 120,000 empleos perdidos.

Todas las batallas son cursos de formación revolucionaria, y este curso de alto nivel que recibimos en el año 2018 nos dejó varios aprendizajes y réditos políticos. Por ejemplo, estamos más unidos que lo que estábamos antes del intento del golpe, estamos más fuertes política y organizativamente, tenemos mecanismos de defensa ante la guerra de cuarta y quinta generación que antes no teníamos, tenemos contingentes de jóvenes sandinistas en batalla organizada permanente en las redes sociales que antes no teníamos, nosotros tenemos que dar la batalla en todos los terrenos y si no la damos en las redes sociales la lucha de las ideas la tenemos perdida de entrada.

Ha resurgido la formación política e ideológica, que la habíamos descuidado, se han desarrolla iniciativas y mayores espacios para debates y aportes de la militancia, la economía popular se ha fortalecido y por eso sabemos que vamos a remontar, porque la economía popular es mayoritaria en nuestro país, se ha fortalecido la economía popular, y por eso sabemos que vamos a ganar, porque es una de las fuerzas fundamentales de la revolución y además cuando nos declara la guerra la empresa privada tradicional capitalista nos vemos libres de compromisos que nos puedan limitar en el apoyo que siempre le hemos dado a la economía popular. Quiero decirles que esa política de consensos que teníamos, que fue rota por la empresa privada, nos había permitido un aumento en el salario mínimo de los trabajadores en base a negociaciones entre el gobierno, trabajadores y empresa privada, diez veces superior en diez años al aumento al salario mínimo que hubo en 17 años de neoliberalismo; había sido efectivo en función de defender los intereses de la clase trabajadora, en esa política de consenso no era que renunciábamos a los intereses de clase que defendemos los revolucionarios, los intereses de los trabajadores, todo lo contrario, lo utilizábamos para defender los intereses de los trabajadores y precisamente por eso la burguesía no aguantó el daño cuando se daba la reforma de la seguridad social porque eso los afectaba a los empresarios privados capitalistas .

Y bueno hemos tenido la oportunidad para identificar desafíos que se han vuelto evidentes y que antes no habíamos podido identificar con la suficiente claridad, con la suficiente fuerza, ya que hablamos de los desafíos de la izquierda, a lo que me voy a referir a continuación.

Es decir que logramos identificar los desafíos que ya teníamos, pero que no habíamos logrado identificar suficientemente como para realizar y definir acciones y estrategias para eso.

¿Por qué nos atacaron? Porque no podían aceptar un modelo revolucionario económicamente exitoso en su patio trasero los Estados Unidos y el factor de siempre, el canal en nuestra situación geográfica estratégica, pero nosotros no vamos a renunciar a beneficiarnos de esa situación geográfica estratégica, vamos a seguir en nuestro proyecto del canal inter oceánico y no es casual que por eso, el despedido por Trump, John Bolton nos había considerado, nos había hecho el gran honor de considerarnos parte de la “troika”, de lo que ellos llaman “la troika de la tiranía” Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Actualmente hay un acoso económico al país, pero lo estamos enfrentando exitosamente. El país está en total normalidad. Los chicos fresas desde la discoteca llamando a paro de consumo y dicen que nada esta normal, el país está de lo más normal. ?Qué desafíos tenemos a partir del 2018 de manera evidente? y que quiero vincularlo ahora con el tema de los desafíos de la izquierda de América Latina. La consolidación del modelo político de protagonismo popular. Avanzando por ejemplo en su institucionalización que es donde nos hemos estancados. Con suficientes niveles de participación popular es imposible que ninguna maniobra de redes sociales ni lo que sea, logre manipular a sectores del pueblo como efectivamente lo logramos de manera temporal durante la coyuntura de la crisis en nuestro país.

Fortalecimiento del sector popular de la economía, definiendo e implementando nuevas políticas y programas sociales vinculados con el objetivo de fortalecer el poder económico en manos de los sectores populares. También tenemos que replantearnos los mecanismos de consenso de los que ya les hablaba, tenemos que alcanzar mayores niveles de organización política y social, fortalecer el carácter de vanguardia del Frente con mayores niveles de participación con su dirección, de la formación política ideológica que ha avanzado muchísimo en eso, la crítica y la autocrítica, mejoramiento del trabajo político territorial e institucional, definiendo un contenido de trabajo suficientemente en correspondencia con nuestra misión histórica de conducir el proceso revolucionario.

Y ya les decía que esto tiene que ver con los desafíos de la izquierda latinoamericana, uno de ellos que siempre he mencionado es que los beneficiarios de programas sociales contra la pobreza dejan de apoyar a la izquierda cuando dejan de ser pobres. Yo creo importante señalar lo siguiente al respecto, que la gente sepa el origen de los beneficios que reciben puede ayudar pero no es de eso que depende la conciencia, la gente no vota por gratitud, vota por intereses o por expectativas, que se asuma que hay un peligro en que se pierdan los beneficios si vuelve la derecha al poder, eso lo conoce porque el objetivo nuestro es que el pueblo prospere no en dependencia de un gobierno de turno, sino generar poder económico popular real y si eso lo logramos, los gobiernos siempre van a ser gobiernos populares, siempre van a ser gobiernos de izquierda.

¿Cuál es el problema? No podemos confundir clase económica con clase social, pobres no es igual a trabajadores, clase media no es igual a pequeña burguesía, puede haber clase media trabajadora que no se desplace, el problema de conciencia de clase y la conciencia de clase nace del poder de clase o sea del carácter clasista del poder, recordemos lo que decían Marx y Engels, las ideas dominantes son de la clase dominante por eso la burguesía vota siempre por la derecha y los trabajadores votan unos por la derecha y otros por la izquierda cuando mucho. Otra enseñanza de Marx y Engels, el ser social determina la conciencia social, las relaciones de producción forman parte del ser social y definen el poder económico. En cuanto al poder político se manifiesta en la institucionalidad que es fuente de legitimación del poder de clase como lo es la democracia, de donde surge este concepto de institucionalidad.

Entonces ¿Cuál es la solución? Formación de conciencia de clase para evitar el desplazamiento de los beneficiarios de programas sociales contra la pobreza ¿Cómo? mediante la orientación de la política social hacia la creación de poder económico popular, control del capital por los trabajadores a través de la gestión social del capital y el control de la producción por los trabajadores. Poder popular en lo político mediante una nueva institucionalidad, porque qué pasa, el poder se inventó para oprimir, no se inventó para hacer la revolución, pero es necesario para hacer la revolución. El problema es que su carácter es reaccionario, y si no lo ejercemos distinto a la burguesía nos deforma. En vez de ser un instrumento para la transformación revolucionaria de la sociedad. Entonces es necesario un nuevo modelo político, una democracia distinta a la democracia burguesa. Pero también es necesario que la política social de los gobiernos de izquierda no se limite a reducir la pobreza, sino que también incluya la prosperidad colectiva mediante la gestión popular de la economía para los que ya salieron de la pobreza, esto significa que podamos crear poder económico popular a través de la política social.

A parte de esto, ya vinculado más con el tema del poder político; el control de los espacios institucionales es fundamental, no para abusar de ellos sino para evitar que lo haga la derecha. Cuando la lucha política es expresión de la lucha de clase, las instituciones son trincheras en esa lucha. Cuando las dos fuerzas políticas que se enfrentan en una contienda electoral defienden intereses de clase opuestos, que no siempre es el caso, pero cuando es así, las instituciones son trincheras de lucha, no hay imparcialidad, eso es una ficción que ni la burguesía se la cree, la inventó la burguesía y ni ella se la cree y a veces nos la creemos nosotros, y nos echan presos y nos hacen barbaridades, y nos las seguimos creyendo, y queremos ser más papistas que el papa, más democráticos burgueses que la burguesía.

La derecha renuncia a su democracia a través de estos golpes de estado por debilidad. Cuando la derecha renuncia a su forma de legitimación de su poder de clase lo hace por debilidad, no vamos a salir nosotros entonces de genios rescatándole su democracia burguesa a la burguesía. La tenemos que sustituir por la democracia socialista, por una democracia, por un sistema político diseñado en función de los intereses de clase que defendemos, porque además el neoliberalismo es el único capitalismo posible de esta época y por tanto su única alternativa viable es socialismo.

Necesitamos una vanguardia revolucionaria que conduzca el proceso sin sustituir al pueblo en el ejercicio del poder, cuando sustituye al pueblo en el ejercicio del poder no hay poder de clase real, entonces el poder no hace su papel educativo en cuanto a la formación de conciencia de clase porque el poder educa a la clase en su conciencia pero en su conciencia para la defensa de sus intereses, pero deforma a los revolucionarios que lo ejercen cuando ese poder no lo ejerce directamente el pueblo sino que lo sustituimos en el ejercicio de ese poder. No podemos confundir ejercer el poder con dirigir. El gobierno para obedecer, el pueblo para mandar y la vanguardia para dirigir. ¿Qué diferencia hay entre mandar y dirigir? El que manda es el que tiene la potestad para tomar las decisiones y el que dirige es el que hace el trabajo político a través de la presencia organizada de su militancia en todos los ámbitos de la sociedad y en todas las instituciones desde la cuales en esa nueva institucionalidad el pueblo ejerce el poder.

Cuando los pobres votan por los opresores, los oprimidos votan por los opresores, los pobres votan por los ricos, el problema no es de los pobres no es de los pueblos, no son los culpables, somos las fuerzas revolucionarias cuando no estamos a la altura de los pueblos. Nosotros podemos entender esto claramente con la siguiente paradoja: es indispensable que el pueblo ejerza el poder pero el pueblo mientras no haya ejercido el poder, no lo va a querer ejercer, el pueblo no quiere ejercer el poder, lo que quiere es que el que lo ejerza lo beneficie. Para que el pueblo tenga conciencia de la necesidad de ejercer directamente el poder por sí mismo, tiene que tener un nivel de conciencia de clase que solo lo va a alcanzar ejerciendo el poder ¿Cómo se resuelve eso? Se resuelve eso con el trabajo de conducción política que solo una vanguardia revolucionaria organizada puede desarrollar en el seno del pueblo.

Otra cuestión importante que tiene que ver con los desafíos a nivel continental es el tema de las fuerzas armadas y de seguridad, que en el caso nuestros es fácil porque tomamos el poder por las armas, incluso en el caso de Venezuela aunque no se tomó el poder por las armas, la forma en que se organizó la lucha revolucionaria desde el seno de las fuerzas armadas con el liderazgo de un militar contribuyó mucho a que se lograra construir una nueva fuerza armada con carácter popular. Tenemos ese gran desafío de como se hace ese trabajo, incluso ellos [Venezuela] están haciendo un buen trabajo en las fuerzas armadas, lo que pasa que en las condiciones en la que triunfa la izquierda en algunos países ese trabajo lleva demasiado tiempo para poder tener un efecto digamos a nivel ya estructural, de relevo generacional en la fuerza armada, ese es un tema importantísimo como parte de los desafíos de la izquierda en el continente.

Otra cosa es lo relacionado con los métodos y las formas de lucha. En estas condiciones como lo ha dicho el comandante Daniel Ortega, nosotros no solamente debemos tener conciencia de lo importante que es la lucha popular contra el neoliberalismo porque fíjense bien, los triunfos sucesivos de la izquierda a partir del triunfo de la revolución bolivariana del 99, esos triunfos sucesivos de la izquierda no se dieron solo en elecciones, primero se derrocó gobiernos por levantamientos populares, primero hubieron unas grandes luchas populares contra el neoliberalismo y en Venezuela primero hubo un levantamiento patriótico militar es decir las luchas populares preceden a esos triunfos electorales, no caen del cielo, porque además son triunfos que obtenemos bajo las reglas del juego que benefician al enemigo con el que nos enfrentamos. Cuando ellos no nos pueden ganar ni con sus propias reglas del juego,  mandan al carajo sus propias reglas del juego aunque nosotros a veces nos empeñamos en seguirlas, aunque ellos ya las han desechado, en vez de poner las nuestras, que es lo que corresponde realmente.

Pero decía el comandante Daniel que no basta con eso, en las condiciones actuales nosotros no podemos descartar como movimientos populares el uso de la lucha armada, no es que sea la primera opción pero nosotros, es más el Frente Sandinista nunca lo ha descartado, por ejemplo cuando éramos oposición estábamos claros que no íbamos a recuperar el poder por las armas, era por las elecciones, pero sí defendimos con las armas el derecho a la propiedad de los trabajadores que fueron beneficiados por las transformaciones estructurales en el ámbito de la propiedad en los ochenta. Entonces tenemos que estar claros de que las formas y métodos de lucha los imponen las circunstancias, lo que tenemos que hacer es saber interpretar esas circunstancias.

Es necesario el control social sobre los medios de comunicación con creatividad, no necesariamente, no obligatoriamente a través de la censura que también se podría ¿Por qué no? La burguesía ejerce la censura a través de los anuncios comerciales, tratar de poner un medio de comunicación en un país donde no haya poder económico popular y que defienda los intereses populares y no va durar ni un mes porque sin anuncios no sobrevive un medio de comunicación. Tenemos que ser creativos generando esos espacios económicos, porque si hay espacios económicos populares puede haber un medio de comunicación sostenido por los propios espacios económicos populares, medio de comunicación del pueblo, de los propios trabajadores. Hay que organizar la lucha en las redes sociales que es algo complicado.

Hay una cuestión importante que tiene que ver con todo esto y que está en la Segunda Declaración de La Habana que marcó la estrategia del movimiento revolucionario en América Latina en el año 1960, y es que el principal deber de todo revolucionario es hacer la revolución, lo que hemos dicho demuestra que la revolución siempre es posible hacerla desde que se crean las condiciones para hacerla, porque si no las hay, hay que crearlas  y desde que las creamos ya la estamos haciendo, porque desde entonces se está haciendo la conciencia  que es donde es más importante hacerla. Y para identificar esas condiciones hay que estar haciendo la revolución que en gran parte significa crear esas condiciones para hacer la revolución. Esto sobre la importancia de la conciencia tiene que ver con el hecho de que el socialismo es la única sociedad que solo se puede construir de manera consiente, el poder que es tan necesario pero tan dañino a la vez no vale la pena ejercerlo si no es para hacer la revolución. Si no se usa el poder para eso, el poder deforma a los revolucionarios que la ejercen y nunca podemos negarnos a ejercer el poder porque no haya condiciones para hacer la revolución, porque como hemos visto siempre se puede hacer la revolución. Los cambios pueden ser revolucionarios aunque sean reformas siempre que hayan reformas orientadas hacia la transformación revolucionaria de la sociedad. Lo mismo que sucede para hacer la revolución, el socialismo se comienza a construir desde que se crean las condiciones para su instauración y se sigue construyendo una vez que ha sido instaurado ¿Qué procesos revolucionarios, qué procesos de cambio social han sobrevivido en América Latina? Cuba, Venezuela, Nicaragua, los que sostenemos la tesis de la revolución como un deber, también Bolivia sostenía esa tesis pero tenía algunas desventajas que nosotros no tenemos y que ya lo voy a señalar. Entonces cuando estamos hablando del desafío de la izquierda, estamos hablando del problema del sujeto revolucionario, del modelo socialista alternativo al neoliberalismo y alternativo también a los anteriores modelos socialistas ¿Cuál es el sujeto político? La vanguardia revolucionaria ¿Cuál es el sujeto económico? La clase trabajadora ¿Cuál es el sujeto social? Las clases populares en general o los ciudadanos que dejan de ser sujetos individuales pasivos para convertirse en el sujeto social activo protagónico de la transformación revolucionaria de la sociedad y la democracia socialista dejando atrás la democracia burguesa.

Es importante caracterizar correctamente el momento histórico. Tenemos nosotros que hay un ciclo curioso en nuestra historia de revoluciones que triunfan cada veinte años, yo soy sociólogo y no le he podido encontrar respuesta ese fenómeno. Para casualidad es mucho. En 1959 la revolución cubana, en 1979 la revolución sandinista y en 1999 la revolución bolivariana, y este año estamos con las condiciones, «veinte años después de la revolución bolivariana», de retomar la ofensiva y vamos a hablar sobre eso de que se están dando las condiciones para retomar la ofensiva y las podemos terminar de crear esas condiciones para retomar esa ofensiva.

Hemos tenido una primera oleada de gobiernos e izquierda a partir de la revolución bolivariana y luego hemos tenido la contra ofensiva de la derecha en la que la mayor parte de los gobiernos de izquierda que han sido desplazados, es decir, en la mayor parte de países donde la izquierda ha perdido el gobierno ha sido por golpes de estado y no por elecciones, a pesar de que son elecciones que favorecen a la derecha pero las ganamos nosotros.

Entonces les decía, tenemos la oportunidad de retomar la ofensiva, triunfamos en México, triunfamos en Argentina, se dieron levantamientos populares en Ecuador, Chile, Haití y Honduras. Tuvimos un revés en Bolivia, pero Bolivia se ve muy fuerte, no nos engañemos pero tampoco nos cortemos los pulsos, no seamos derrotistas ni triunfalistas, pero claro, Bolivia no tiene las armas, en Bolivia no tiene las armas el movimiento revolucionario y la vanguardia revolucionaria está en construcción. De manera pues que esto tiene que ver con ese revés que tuvimos en Bolivia ¿Quién ha dicho que las luchas revolucionaria e incluso victoriosas son como andar por una avenida sin hoyos, sin baches, sin nada? No, todo lo contrario, es avanzar por los caminos más llenos de obstáculos que puedan imaginarse, pero les decía que estos pueden ser tiempos de victoria. ¿Por qué la derecha renuncia a su democracia? Porque se sabe arrinconada, se teme arrinconada, y como hemos visto tenemos que profundizar los procesos de cambio social creando el poder popular y a través de todas estas cuestiones que hemos planteado. Esa es la única manera y fortaleciendo, intensificando la lucha popular para pasar a la ofensiva, para retomar la ofensiva. Son tiempos que pueden ser de victoria y estando seguros que serán tiempos de victoria quiero compartir con ustedes ese fragmento, esa canción que le hizo la revolución sandinista a la revolución salvadoreña y que escuche con tanta alegría esta mañana y que dice: no estás solo en la lucha pueblo hermano, mi patria, mi vanguardia estas con vos y si antes decíamos si Nicaragua venció, El Salvador vencerá, ahora podemos decir, si Nicaragua venció, El Salvador seguirá venciendo, y la lucha continúa.

 

  • Carlos Fonseca Terán, Vicesecretario de relaciones internacionales del

    Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s